La medida se aplica a las personas que ganan menos de 125.000 dólares al año.
El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció el miércoles 24 de agosto una condonación parcial de los préstamos estudiantiles. La medida, anunciada a menos de tres meses de las elecciones de mitad de mandato, afecta a las personas que ganan menos de 125.000 dólares al año. Renunciará a 10.000 dólares para los que no hayan recibido una beca federal para pagar sus estudios universitarios, y a 20.000 dólares para los de recursos más modestos que sí la hayan recibido.

El plan se anunció después de varios meses de consideración por parte de la Casa Blanca sobre este tema, que también ha sido un dolor de cabeza para las administraciones anteriores. Al Ejecutivo le preocupaba especialmente que la medida alimentara una inflación ya galopante.

Los senadores demócratas Chuck Schumer y Elizabeth Warren saludaron en una declaración conjunta “un paso gigantesco hacia la solución de la crisis de la deuda estudiantil”. La líder republicana Ronna McDaniel dijo que la medida “castiga injustamente a los estadounidenses que han ahorrado para la universidad o que han elegido una carrera diferente”.